MENU

Canadá, protagonista en IED minera de México

Argentina y Japón ¿un relanzamiento de las relaciones bilaterales?

18 de noviembre de 2016

La crisis del oro negro

Por Delfina Caprile

Desde principio del 2016, asistimos a una caída continua en el precio del petróleo, un 76% con respecto a los años anterios. Es decir, ha pasado de cotizar 115 dólares el barril en 2014 a unos 30 dólares en el corriente año. Esta caída del crudo se explica por el juego económico de sus variables. Si la oferta es mayor que la demanda, el precio baja. Sin embargo, si se permaneciera en un simple plano de la teoría económica se haría un análisis muy simplista de una cuestión compleja que mantiene al concierto internacional en alerta y que en este análisis buscamos desmembrar.

A la hora de ahondar en la temática, debemos explicar al menos cinco causas relevantes que impactan en el precio del petróleo. En primer lugar, debe destacarse el “boom o revolución de de los no convencionales”, el cual fue posible gracias a la técnica de la fracturación hidráulica. Técnica que consiste en la trituración de rocas subterráneas para extraer hidrocarburos, también conocida como “shale oil”. Esta técnica, cuyos resultados más relevantes en el campo del petróleo pueden observarse con el Gobierno de Barak Obama a partir de 2008, ha permitido a Estados Unidos pasar de ser el mayor importador neto de crudo del mundo a convertirse en el primer productor mundial de petróleo. De esta manera la competencia en el mercado petrolífero ha aumentado considerablemente. Como se señaló, el exceso de oferta junto a una pobre demanda, ha producido una caída en el precio del petróleo. En segundo lugar, la Organización de Países Exportadores de Petóleo (OPEP), consciente de la competencia estadounidense, decidió en 2014 sacrificar el precio del crudo a cambio de mantener su cuota de mercado. “Este juego no acabará hasta que Arabia Saudita recupere la cuota de mercado perdida, en torno al 42% del conjunto de la OPEP en 2012″, sostuvo Tomás García-Purriños, analista de MoraBanc AM. En tercer lugar, hay que tener en cuenta el regreso de Irán al mercado, el cual se da luego del levantamiento de las sanciones sobre sus exportaciones de crudo debido al acuerdo sobre su proyecto nuclear. Dicho país, posee las cuartas mayores reservas de petróleo y las segundas de gas. Una cuarta causa, se explica por el lado de la demanda global, se observa una desaceleración del crecimiento, debido fundamentalmente a que uno de los principales compradores de petróleo, China, desacelera su crecimiento. Finlamente, hay que considerar como quinta causa al factor ambiental. A medida de que el planeta se siga calentando, van a ser necesarias medidas tendientes a disminuir el consumo de combustibles fósiles a nivel global, lo cual impactará en definitiva en la demanda.

La caída del precio del barril de petróleo ha impactado en la economía mundial. El aumento de la tasa de despidos y el freno a las inversiones en las petroleras aparecen como el efecto primordial.  Desde distintos medios de comunicación internacional anunciaron que Repsol prescindirá de 1.500 trabajadores en tres años y venderá activos por 6.200 millones; Shell recortará 10.000 empleos directos e indirectos y Chevron otros 7.000. Con respecto a las inversiones, cuando la demanda vuelva a crecer no habrá infraestructuras que puedan satisfacerla, lo que dispararía el precio.

En este último mes se destacó la performance de dos actores fundamentales en el mercado: Rusia y la Organización de los Países Exportadores de Petróleo (OPEP). Por un lado, Vladimir Putin, en el Congreso Mundial de la Energía en Estambul, exhortó a los productores de petróleo a adherirse al acuerdo para congelar o recortar la oferta mundial de crudo, con el fin de estabilizar los precios del barril. Por el otro, los representantes de los países agrupados en la OPEP, el pasado miércoles 28 de septiembre, declararon estar de acuerdo en un eventual recorte de su producción de petróleo con el fin de incrementar los precios del barril, dejando de lado las tensiones internas entre Arabia Saudita e Irán. Esa declaración, sin embargo, debe ser llevada a la práctica en noviembre de este año en la reunión del grupo en Viena. La caída del commodity ha producido una crisis económica  en los países productores y una división en la OPEP: Arabia Saudita por un lado, con un plan de multiples estrategias; y por el otro, el resto del grupo con pocas ideas para encontrar una salida a la crisis. El reino saudí, desde principio de año, ha reducido las subvenciones a las gasolineras tratándo de hacerle frente a las pérdidas de ingresos como consecuencia del desplome del petróleo. Ya en estas últimas semanas, Riad puso todas las cartas sobre la mesa y lanzó su primera oferta de deuda, buscando obtener hasta 17.500 millones de dólares. Así, se convertirá en la mayor emisión de deuda de un país emergente, después de que la alta demanda de los inversores haya obligado al gigante petrolero a incrementar el volumen de la operación. Si bien otros países vecinos han llevado adelante este tipo de estrategia, ninguna fue tan ambiciosa: Catar colocó 9.000 millones en mayo, Emiratos Arabes emitió 5.000 millones en abril y Omán colocó 4.500 millones de dólares. Además de la venta de bonos, Arabia Saudita pretende frenar las consecuencias de la caída del precio del crudo con la salida a la Bolsa de una participación minoritaria de Aramco, la petrolera estatal.

Los temores por una nueva crisis mundial son muchos, todavía están los fantasmas de la quiebra de Lehman Brothers en 2008. La preocupación es mayor aún cuando se incorpora el componente geopolítico, países como Venezuela, cuya economía depende del crudo, necesitan que se resuelva  este problema de manera inmediata. Sin embargo, el ojo de la tormenta se encuentra en Medio Oriente, región atravesada por la expansión del grupo terrorista ISIS, el cual controla pozos petrolíferos en Irak; como también, por la encrucijada entre los gobiernos de Irán y Arabia Saudita que tensionan políticamente la región. Arabia Sudíta es un país estable en una zona inestable, un importante productor de petróleo y con un alineamiento de su política exterior con los intereses occidentales, por lo cual muchos especialistas consideran que  es fundamental que la crisis del oro negro sea resuelta o caerá un aliado en la región.

[Copyright © Todos los Derechos Reservados. Licencia bajo CC BY-ND-SA]

Tags: , , , , ,