MENU

Donald Trump y Hillary Clinton se midieron en el...

Corea del Norte y sus pruebas nucleares

28 de septiembre de 2016

José Miguel Insulza: “La democracia está a prueba en la región”

Por Sofía Cerutti, Pablo Piacenza y Verónica Ortiz

El ex Secretario General de la OEA, José Miguel Insulza, estuvo en la ciudad de Rosario y fue entrevistado por el equipo del Consejo de Estudios Interdisciplinarios Económicos y Políticos para hablar sobre la situación de América Latina.

Se mostró enérgico y colaborador a pesar de haber afrontado un largo viaje, ya que el día anterior se encontraba en La Haya en calidad de Agente de Chile frente a la Corte Internacional de Justicia, representando a su país en el diferendo con mantiene con Bolivia.

En un contexto regional marcado por una caída pronunciada de los precios de las materias primas y una fuerte desaceleración económica, el doctor Insulza expresó su preocupación por la repercusión que ello podría tener sobre la estabilidad política de los gobiernos que lo padecen. “Nuestra democracia se pone a prueba, es más fácil de gobernar cuando hay menos escasez, pero en época de crisis se manifiestan nuestras deficiencias políticas. (…) La democracia está a prueba en la región, fundamentalmente porque a los gobiernos les ha costado gestionar la escasez y no la abundancia”. Frente a este difícil pronóstico, Insulza reivindica la voluntad política como herramienta fundamental para fortalecer la integración, “América Latina no es una región pobre sino una región injusta” afirma, por ende el desafío y la tarea primordial de los gobernantes sería aprovechar inteligentemente las ventajas y los recursos que ofrece para poder potenciar las economías. Comenta que “un ciclo económico como el de 2002 a 2012 no lo vamos a tener en la década de 2013 a 2023, vamos a tener una década más difícil que nos obliga a reconsiderar la situación”, como también habría que añadir, las consecuencias sociales que se desprenden.

En sus diez años como Secretario General de la OEA, tuvo que enfrentarse a situaciones de tensión que hoy en día mantienen vigencia. Tal es el caso de Venezuela, cuya conflictividad política en el país bolivariano ha continuado y ha crecido al punto de devenir en un bloqueo económico y político por parte de la oposición.  Frente a esta situación, José Miguel Insulza considera que “la gran salida es un diálogo en el cual todos tienen que hacer concesiones”. Señaló que la mayor parte de los gobiernos latinoamericanos han apoyado el diálogo pero que aún falta avanzar, es fundamental que el gobierno venezolano esté dispuesto a hacer concesiones recíprocas para hacer un cambio sustantivo que permita salir de la crisis política.

Respecto del escenario político en Brasil, declaró que la cláusula de destitución política es algo que existe y que probablemente haya que debatirlo y corregirlo en el futuro, pero que hoy es difícil transgredir las reglas de juego de un sistema presidencialista. No descarta tampoco la posibilidad de adelantar elecciones, como lo propuso Dilma Rousseff.

Se mostró esperanzado frente al proceso de paz del gobierno colombiano con las FARC, destacando que se observaba un gran compromiso de la comunidad internacional con el conflicto. Afirmó que la celebración del plebiscito es un paso muy importante que marca el inicio de un proceso paulatino de pacificación que no debe ser truncado, ya que “pueden haber cuestiones pendientes pero nada está escrito en granito”, poco a poco pueden ir solucionándose.

-¿Cómo piensa que se puede avanzar hacia una democratización social que permita enfrentar de una mejor forma los problemas económicos que afectan a América Latina?

-Hay que combatir la desigualdad, fundamentalmente mediante la educación. Una sociedad con mejores niveles de educación cumple a la vez dos funciones: permite un mejor crecimiento económico y ese crecimiento económico es mejor distribuido también. Ese sería, por así decirlo, el método virtuoso del sistema educativo. También el Estado debe cumplir su función, fijando sistemas impositivos en los cuales los que realmente tienen más riqueza, paguen más. Por ejemplo, Europa y América Latina no tienen niveles de ingreso tan desiguales entre sí como parecen. Pero lo que ocurre es que eso es así antes de aplicar impuestos, porque una vez aplicados los impuestos, la distribución del ingreso en Europa es mejor. Europa ha mejorado sustantivamente, mientras que luego de la aplicación de impuestos la distribución del ingreso en América Latina ha quedado exactamente igual. Ese es un caso complejo, y el tema de la negociación colectiva y los derechos laborales, también juegan un papel fundamental.

“Nuestra democracia se pone a prueba, es más fácil de gobernar cuando hay menos escasez, pero en época de crisis se manifiestan nuestras deficiencias políticas. (…) La democracia está a prueba en la región, fundamentalmente porque a los gobiernos les ha costado gestionar la escasez y no la abundancia”.

-Usted dijo que no se comerciaba mucho entre los países de la región ¿Por qué sucede esto?

Es un tema de falta de complementariedad entre las economías, pero además la integración muchas veces tiene carácter competitivo. La integración europea nació como la CECA (Comunidad Económica del Carbón y el Acero), países que producían carbón y acero, es decir fue más bien un fortalecimiento del mercado que una complementación. Nosotros efectivamente durante mucho tiempo ensayamos mecanismos de creación complementaria, o sea, tú produces los zapatos y yo produzco las camisas, pero eso no funcionó. El problema fundamental es que nosotros estamos vinculados a redes económicas que nos llevaron hace mucho tiempo a exportar e importar de otras regiones del mundo. Nunca hemos tenido una economía ligada primordialmente a la región, sino más bien con sus fuentes de abastecimiento, más allá de la región. Eso toma un tiempo desarrollarlo pero supone un trabajo de integración productiva mucho más eficaz que el que hemos hecho hasta ahora. Es necesario mejorar la capacidad de acceso al mercado de los sectores más pobres, integrar regiones y subregiones entre los países mismos, cosas que nunca han sido hechas.

-¿Cree que el ascenso de gobiernos de centro-derecha puede crear algún tipo de inestabilidad regional en la relación con los otros gobiernos que subsisten todavía, del llamado “giro a la izquierda”?

-Si los temas políticos son puestos por delante y se trata de buscar coincidencias por ese lado, que ciertamente las hay, creo no debería haber inestabilidad. Los problemas económicos son parecidos y las formas de abordarlos no son tan distintas. A los latinoamericanos nos pasan las mismas cosas, nos parecemos mucho, sobre todo los sudamericanos. Los ciclos económicos, las crisis sociales y las derrotas políticas nos afectan igual, y hemos tenido ciclos de dictaduras o democracia, ciclos de estancamiento, en los mismos tiempos. Hay que buscar coincidencias, si el problema político se soluciona con prioridad no debería haber problema.-

Tags: , ,