MENU

Pérez-Liñán: “la recesión económica ha desestabilizado a los presidentes”

Cancillería pierde peso en la agenda económica

23 de agosto de 2017

Ganadores y perdedores a pesar de las encuestas

Por Matías Beccacece y Nabih Yussef

La provincia de Santa Fe renueva 9 bancas en la Cámara de diputados de la nación y ya tiene a sus ganadores y perdedores a pesar de las predicciones de las encuestadoras. Con el 98% de las mesas escrutadas y con una participación del 71% del padrón habilitado para votar, estos son los ganadores y perdedores que no pudieron anticipar las consultoras locales.

Los Ganadores

Agustín Rossi (Frente Justicialista)

En el Frente Justicialista, el kirchnerista Agustín Rossi venció en la interna a la ex jueza Alejandra Rodenas, proveniente del peronismo tradicional. La coalición justicialista fue la más votada con 503 mil sufragios, un 27,8% de los votos escrutados. La interna de Unidad Ciudadana, referenciado en la conducción de Cristina Kirchner, se impuso en la interna con el 62% contra 35% del Nuevo Espacio Santafesino. Agustín Rossi obtuvo 311 mil votos que le valieron para encabezar la lista de cara a las generales de octubre.

Las encuestadoras fueron crueles con el candidato del kirchnerismo dándole una derrota por casi dos puntos frente a su rival en la interna. Así lo publicó el Observatorio Argentino de marketing y encuestas, sin embargo, la realidad se impuso a la ficción y Rossi casi duplica los votos a Rodenas.

La consultora Analogías fue contundente y computó una victoria de Cambiemos por 5 puntos arriba de los números de Rossi y Rodenas juntos. No obstante, el justicialismo quedó primero con casi un punto de diferencia, 27,87% contra 27,13% lejos de las predicciones de la encuestadora.

La lista finalmente quedó compuesta por Agustín Rossi (La Corriente), Alejandra Rodenas (NES), Josefina “La Tana” González (La Cámpora) y Patricia Mounier (gremio Sadop), los cuatro con chances de ingresar.

Los números nos ofrecen un dato y un interrogante. El dato son los 250 mil votos de diferencia que el Senador Omar Perotti aún mantiene arriba de Rossi con más de 550 mil votos obtenidos durante la campaña para gobernador, lo que lo deja como única cabeza visible del PJ de cara a 2019. Sin embargo, los números introducen nuevamente a Rossi en la discusión del PJ santafesino con peso relativo para aportar a la oferta electoral.

¿El interrogante? si los votos a Rodenas se traducirán linealmente a la lista que ambos compartirán en octubre. Se teme alguna fuga de votos peronistas a la lista que encabeza Diego Giuliano por el massismo provincial.

José Corral (Cambiemos)

Corral es el ideólogo de Albor Cantard cabeza de lista de Cambiemos en la provincia de Santa Fe. “Niky”, como se lo conoce en la Universidad Nacional de Litoral donde fue rector, es actual Secretario de Políticas Universitarias de la nación y fue el candidato más votado con 489 mil votos.

El presidente Macri concedió el último gesto que necesitó Corral para pasarse a las filas del oficialismo nacional, otorgarle el primer lugar en la boleta de Cambiemos. El intendente santafesino no dudó, saltó del Frente Progresista que perfila hundirse y puso a su cuatro de copas en el lugar más codiciado por el anti-socialismo. La hazaña tuvo acierto y Corral aparece como el candidato amarillo para la gobernación en 2019.

El apoyo santafesino a Cambiemos contrastó con los números del Observatorio Argentino, que presentó a Jorge Boasso como el favorito con 20 puntos y lejos de los 5,1% alcanzados por el radical en Unite. Gran parte de los 92 mil votos a la boleta de Boasso emigrarán a la lista de Cantard que pelea voto a voto el primer lugar en la generales. De sacar el mismo número Cambiemos sumaría cuatro bancas, Niky Cantard (UCR), Luciano Laspina (PRO), Lucila Lehmann (Espacio Carrió) y Gisela Scaglia (PRO).

Diego Giuliano (1Proyecto Santafesino)

El representante de Sergio Massa en la provincia fue el concejal rosarino Diego Giuliano. El edil obtuvo en su candidatura poco más del 4% con 76 mil votos y se mantiene en carrera. Con un pronóstico de 2,8% según Mautone y Asociados y casi desdibujado en las encuestadoras locales, el constitucionalista superó a Jorge Boasso y Carlos Del Frade en la ciudad contra todos los números de las consultoras.

La boleta de Rossi en el cuarto oscuro podrá espantar a ciertos sectores del peronismo no kirchnerista, que tendrán pegadita la boleta del massismo en el pupitre del aula. Esto hace que Giuliano sea uno de los candidatos con mayor proyección de cara a las generales. Un obstáculo, el presupuesto. Delante de él se encuentran estructuras partidarias con amplio poder de fuego y todo indica que la polarización dañará la avenida del medio con la que el massismo busca seducir.

Los Perdedores

Miguel Lifschitz (Frente Progresista)

En la interna del Frente Progresista se impuso ampliamente el candidato del socialismo, el elegido por el gobernador Lifschitz, Luis Contigiani. El ministro de Producción santafesino obtuvo el 80% de los votos de la interna superando por amplio margen a la concejala María Eugenia Schmuck del radicalismo en el frente. Sin embargo, en términos generales la coalición hizo una muy mala elección, obteniendo el 11,96% de los votos, es decir 12 de cada 100 santafesinos optaron por el Frente Progresista.

La alianza del gobernador va debilitada a las urnas de octubre, ya que el grueso del radicalismo participa en acuerdo con el PRO en Cambiemos.

El gobernador se puso al frente de la campaña electoral desde un primer momento, quizá fogoneado por las consultoras que le daban una imagen positiva de 37 puntos según Analogías. A pesar de ello, el “efecto arrastre” no prosperó y Lifschitz dejó sólo a Contigiani en el búnker del socialismo para anunciar “su” derrota.

Jorge Boasso (Unite)

Aunque Boasso no lo diga, él es Unite, partido del polémico José Bonacci. El dirigente de formación radical logró imponerse cómodo ante las 9 listas que compitieron dentro del partido heredado por Aldo Rico, el carapintada que se levantó contra Raúl Alfonsín en 1987.

La estrategia de Boasso consistió en configurar la boleta con una estética PRO para inducir al electorado oficialista al voto. No obstante, la maniobra no funcionó y el favorito de las encuestadoras locales quedó décimo entre las nueve bancas para la provincia de Santa Fe.

La consultora Andrés Mautone y Asociados, midió 22 puntos para Boasso y el Observatorio Argentino 21 siendo el favorito en la elección. Pero la historia insiste en reírse de las encuestadoras y Unite logró con 9 listas un magro 6% del escrutinio final. El desafío de Boasso será mantener sus votos y evitar que se cuelen hacia Cambiemos en octubre.

Carlos Del Frade (Frente Social y Popular)

La alianza de izquierda que llevó al periodista Carlos Del Frade obtuvo 2,9% de los votos frente al 8% calculado por el Observatorio Argentino, 6% por Analogías y 5,6% por Mautone y Asociados, y cuando las expectativas son más que los resultados eso nos da perdedor. Carlos Del Frade realizó una elección para el olvido y deberá refugiarse en la Cámara baja de la provincia hasta que la marea cese. El dirigente perdió casi la mitad de los 92 mil votos obtenidos en 2015 y se enfrenta a un desafío doble, seducir los votos de la izquierda trotskista que no superó el filtro de las PASO, al mismo tiempo que cuidar los porotos propios para que no pasen a llenar las urnas del rossismo.

Caren Tepp (Ciudad Futura)

A pesar de la exposición mediática de la dirigente de Ciudad Futura, Caren Tepp obtuvo una elección insuficiente. La candidata tuvo oportunidad de codearse en los escenarios de televisión porteña a raíz de su enfrentamiento con el juez Reinaldo Rodríguez que impugnó la lista conformada exclusivamente por mujeres. Tepp aprovechó la descalabrada interpretación legal del magistrado para poner en debate la participación de las mujeres en las listas partidarias y fue trending topic con el hashtag #DejenLlegarALasMujeres. A pesar de ello, la candidata logró menos del 3% de los votos y quedó desdibujada para las generales de octubre.

Con el diario del lunes y los resultados de las PASO, las consultoras locales demostraron ser algo menos que fuegos artificiales. La dicotomía kirchernismo-macrismo nuevamente quedó abierta tras los resultados de Buenos Aires, donde el empate técnico entre Cristina Kirchner y Esteban Bullrich amenaza con polarizar la elección en la provincia de Santa Fe, también codo a codo entre el Justicialismo y Cambiemos.

En los próximos meses asistiremos a la segunda etapa electoral que definirá gran parte de las expectativas electorales de 2019. El socialismo provincial tuvo en 2011 el auge de su estrategia nacional con la candidatura de Hermes Binner a presidente, logrando un respetable segundo lugar. Pero desde 2015 se ha refugiado en la provincia retraído por los desastrosos resultados electorales y por el cambio de clima político desde la llegada de Cambiemos a la Casa Rosada. Los números de las PASO 2017 dejaron al Frente Progresista tercero lejos de la disputa electoral tanto en provincia como en ciudad. De confirmarse la tendencia, el progresismo local puede llegar a enfrentar la peor catástrofe política, un 2019 sin ejecutivo local. Para 2019 falta mucho, pero para octubre estamos a la vuelta de la esquina y salvo una tormenta política, todo parece indicar el fin de una etapa política en la provincia y el comienzo de otra.

[Copyright © Todos los Derechos Reservados. Licencia bajo CC BY-ND-SA]

Tags: , , , , , ,