MENU

Genocidio armenio y terrorismo internacional, en la mirada de...

Líbano: una elección presidencial con impacto regional

11 de noviembre de 2016

El ascenso de Donald Trump en el análisis de Nabih Yussef

Análisis del investigador del Consejo de Estudios Interdisciplinarios Económicos y Políticos, Nabih Yussef, en Radio CNN en español FM89.5, sobre el ascenso del republicano Donald Trump, como presidente de los Estados Unidos.

-Analizando los distintos diarios y portadas después del resultado y la victoria de Donald Trump sobre Hillary Clinton ¿qué analisis se puede hacer de esto?

-Lo veníamos anticipando desde el primer debate presidencial donde veíamos una clara diferencia de Donald Trump sobre Hillary Clinton, como también veíamos como la prensa internacional inclinaba la balanza a favor de Clinton en los balances que hacía sobre el debate, por su perfil más internacionalista, más diplomático y con un tono bajo sobre muchos temas tabú de la política norteamericana, como la inmigración y la situación actual de los afronorteamericanos. Mientras vimos un Trump mucho más sagaz e impactante en sus declaraciones  y con definiciones concretas hacia el tema de los inmigrantes, hacia la política económica de los Estados Unidos y su política internacional; como también, atacando a una casta política -que entendía Trump- pertenecía Clinton y que gobernó [de manera directa o indirecta] los últimos 30 y 35 años a los Estados Unidos. Esa es una de las claves de la victoria de Trump: alguien nuevo, que se autoreconoce como empresario, que es nuevo también para el Partido Republicano. El último empresario que había intentado llegar a la Casa Blanca, había sido Mitt Romney pero no había podido acceder a la presidencia. Ahora sí puede acceder una figura distinta. El 70% de los presidentes norteamericanos han sido militares o abogados. En varios aspectos Trump es distinto, más allá de aquellas declaraciones desafortunadas que muchas veces desde la prensa internacional se hace hincapié con el tema del inmigrante.

La mirada que tiene Trump en política internacional con una perspectiva no necesariamente de libre cambio, ofrece una nueva mirada en la manera en que nos podemos relacionar ya no a la típica manera del TLC.

-Mencionaste a los medios internacionales pero ¿que ha pasado con los medios de comunicación de Estados Unidos, que publicaban encuestas y hacían artículos demostrando que Hillary tenía algún tipo de ventaja?

-Hay un politólogo argentino que trabaja en la Universidad de Pittsburgh, que tiene una frase “la historia se suele reír de los politólogos”.

-(risas).

-En este caso la historia se ríe del periodismo y de las consultoras. Desde hace mucho tiempo venimos asistiendo a importantes fallos de las consultoras políticas, no solamente sobre quién va a ser el próximo presidente de los Estados Unidos sino también en otros episodios internacionales. Recordemos el caso de Colombia, donde las consultoras preveían un triunfo del sí [a la paz en Colombia], esto también sucedió en el Brexit, donde la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea, no era previsto por ninguna consultora. Por lo cual, el análisis que no están haciendo las consultoras y la Ciencia Política tiene que ver con aquellos votantes que nunca votan pero que en las grandes decisiones aparecen.

-¿Qué paso con la ola hispana? ¿y los artístas? un concierto de Madonna, una de las artistas más importantes de los Estados Unidos, que se jugaron contra Trump y por Hillary ¿Por qué no alcanzó la ola hispana, de los artístas y de los intelectuales?   

-Casualmente allí puede radicar uno de los errores de Hillary Clinton, porque en particular lo que tuvo la campaña de Donald Trump, fue acercarse al obrero norteamericano del interior de los Estados Unidos, que se encuentra lejos del glamour de Madonna y de la economía global. Incluso la compañía de artístas a Hillary Clinton, la hace ver como una candidata de élite alejada de la sociedad civil. Allí también puede haber radicado algún elemento de la derrota.

-¿Y en el caso de los latinos?

-Este caso en particular es muy interesante. Se había configurado en un comienzo, una suerte de grupo de “Latinos con Trump”, pero la verdad que el grupo era muy débil, e incluso muy asediado por la prensa local por sus contradicciones. Por otro lado, hay mucha indiferencia de la sociedad latinoamericana en los Estados Unidos que tiene derecho de voto y que han dado fuerte apoyo a Hillary Clinton en Estados como New Mexico pero también se han mostrado indiferentes en asistir a las elecciones en Estados como Texas. Creo que también se lo sobreestima al voto latino, porque en esta elección el voto de los Estados del interior continental han sido los que dieron más peso y evidentemente marcó la tendencia.

-Cayeron las bolsas de todo el mundo después de conocerse la victoria de Donald Trump y hay quienes dicen que a partir de enero Donald Trump deberá ocuparse sobre la desigualdad en su país además del Estado Islámico

-Si, pero más allá de la desigualdad que se viene observando en Estados Unidos, que no es nuevo y que también es culpa de las anteriores administraciones, ellos tienen niveles de desigualdad social menores que Argentina. Si vos te fijas en el índice del Coeficiente Gini, que es un instrumento que se utiliza desde la Ciencia Económica para analizar la desigualdad, los Estados Unidos no son tan desiguales como la Argentina. Con lo cual si hay que mirarlo en perspectiva, dificilmente parece una variable determinante. Por otro lado, la cuestión de ISIS [Estado Islámico], es una variable con la que Trump corre con ventaja. Hay muchas contradicciones en la política exterior de Hillary Clinton que con 30 años de carrera presenta contradicciones y desgastes. Hillary Clinton apoyó la invasión a Iraq, que después en la política norteamericana tuvo muchos costos porque fue muy cuestionada, y acá Donald Trump se mostró contrario a la invasión de Iraq. Esto ha sucedido en otras elecciones norteamericanas, donde el que estuvo en su momento en contra de una invasión ha sacado rédito posteriormente en campaña. Si recuerdan, Barak Obama estuvo en contra de la invasión de Iraq y ganó las elecciones y la presidencia, precisamente con esa mirada en política exterior. Nuevamente, en este caso, Donald Trump estuvo en contra de la invasión a Iraq y mostró las falencias de Hillary Clinton al apoyarla.

Se había configurado en un comienzo, una suerte de grupo de “Latinos con Trump”, pero la verdad que el grupo era muy débil, e incluso muy asediado por la prensa local por sus contradicciones.

-¿Para Argentina es un triunfo neutro o tendrá implicancias?

-Por lo que se puede ver en la historia política bilateral en el caso de Argentina y los Estados Unidos, a la Argentina le ha ido mucho mejor con presidentes del Partido Republicano que con presidentes del Partido Demócrata. Si nos basamos en indicadores concretos de integración latinoamericana, esto se ha dado bajo el período de Bush y no así bajo el período de Obama, donde incluso hubo declives en la intensidad de la integración a nivel regional y algo similar pasó durante la presidencia de Bill Clinton. ¿Esto quiere decir que Trump nos favorece? en algun punto sí, y en otro no. Sin embargo me parece que la mirada que tiene Trump en política internacional con una perspectiva no necesariamente de libre cambio, ofrece una nueva mirada en la manera en que nos podemos relacionar ya no a la típica manera del TLC (Tratados de Libre Comercio) sino con otras herramientas que constituyan una relación distinta.

-Por el lado de la diplomacia argentina, la Canciller Susana Malcorra se diferencia de Trump diciendo ‘nosotros estamos ubicados en otro lado’.

-Si, es un acto de sinceridad y no me parece que esté mal. La diplomacia no necesariamente tiene que ser aquella que diga algo y a su vez no diga nada, me parece sincero que la Canciller lo mencione. Sin embargo, hubo un error en el presidente Macri, al mostrarse tan abiertamente a favor de Hillary Clinton. Recordemos que eso no lo hizo ni paises como Ecuador del presidente Correa, muchos menos el presidente Santos en Colombia o el presidente Michel Temer en Brasil. Sí lo hizo el presidente Macri de la Argentina y son errores…

-Algún costo tendrá…

-Tiene algún costo. Pero tiene que ver más con la demanda local y la presión que hay en Argentina de opinar sobre todo, lo que hace que el mismo presidente de la República tenga que generar una definición en política internacional que le genera costos externos por no pagar los costos internos en dar una respuesta más amplia.

Tags: , , ,